FILTROS VISUALES EN ESPIRAL QUE HACEN PULSAR Y CORRIGEN LAS VENTANAS DE HILOSPlanificador de taller

Fase de configuración
Fase de envío
Fase de evaluación
Fase de calificación de evaluaciones
Cerrado
  • El taller está siendo configurado. Por favor, espere hasta que cambie a la siguiente fase
Introducción (descripción) del taller

De la práctica con los conectores se deduce que el dedo y el pene son espirales y mientras más nos vamos del hombro o cadera que son los tonos bajos Do1 como se muestra en la espiral de anillos del principio de la página, hacia la punta donde están los tonos agudos o altos, más estamos yendo de relajación a tensión. Al jugar tenis la bola viene y nos tensiona y se aleja y nos relaja. Ese enfocarla para verla ir y venir hace pulsar el cuerpo de bajos abajo lejos, el CHONG del oponente hasta TUNG cerca. Pero cuando la bola está pegando en mi terreno TUNG porque el otro se expandió yo debo estar ya contraído al máximo con la raqueta atrás diciendo ET alejando mi cara de la bola para poderla ver bien y con la raquea lo más atrás posible, en mi máxima contracción como un péndulo que está quieto en un extremo pero listo a descargar su máxima expansión en el golpe. Después de ese ET quieto empiezo a GIRAR cuando doy mi CHONG es el punto de máxima aceleración, sigo mi GIRAR con la inercia y cuando la bola se aleja VA a LA maya e impacta TUNG en el terreno del otro ahí yo estoy en el máximo de relajación y el en el máximo de contracción.  De todo lo sentido hasta acá se deduce que ENFOCAR ES PULSAR de tonos bajos a agudos, es como viajar por una espiral y por eso los filtros difractivos de las gafas de hilos son diferentes formas de espiral que terminan en un pinole central por el que siempre se ve bien sin importar qué problema visual se tenga,

Cuando uno mira a la inmensidad se siente pequeño contraído. Mientras la cocaína más le expande la visión a un adicto, éste puede sentirse más pequeño, más apretado, acorralado, “como un culo o una mierda”. Y paradójicamente mientras más relajados y bien vuelven a estar con su familia, más cerca están de “cagarla”. Como el péndulo el cuerpo pulsa de coronilla ET a ano TUNG y por este mecanismo de enfoque en espiral o pendular es que el adicto está atrapado en un ritmo y mientras más en la zona del piruling ping pong perfecto haya estado al entrenarse en un deporte, más patética es esta trampa de ir del cielo ET al infierno TUNG.


En el sexo y en la música un intervalo estrecho de segunda pide o despierta un intervalo amplio de 7ma.

Una tercera pide una sexta, una 4ta pide una 5ta, siempre para sumar 9, para llenar las distancias de la octava baja de un teclado a la octava alta. Deporte sexo y música son viajes por la espiral del entrecejo, del enfoque, del cristalino. En el Blog de www.gafasdehilos.com describo lo que me pasaba bailando en los aérobicos que al hacerlo con gafas de hilos y ahora con conectores en todos los dedos, iba notando que mi visión se centraba en el pinhole de las gafas como si todo mi cuerpo al calentarse y conectarse se colocara por detrás de ese pinole y se metiera por él a ver nítido y enfocado, algo que normalmente no me pasa pues sufro de 3 dioptrías de miopía. También juego tenis con las gafas de hilos y de espirales y ese marco que describí al hacer el saque donde podía ver mi mano izquierda con los dedos abiertos porque los conectores los obligan a apuntar al cielo y codo derecho más alto que la raqueta que como un péndulo cuelga de él, formando ese marco por el que todo mi cuerpo se quiere meter-

foto ATP

Este punto de referencia formado por mis manos es un gran marco, pero los pinholes, las espirales o los hilos son marcos cada vez más pequeños y toda esa cadena de marcos se resume en el filtro de anillos concéntricos que, como la espiral del principio de esta página y que es la portada de mi libro la música del cuerpo, es un filtro que obliga a ser consciente de la pulsación desde los ojos mismos.


 

Los buenos tenistas durante el saque miran al cielo y se agachan alejándose del cielo hacia la tierra, impulsándose para hacer su GIRAR, pero más que eso para poder ver más amplio el campo visual, el intervalo o la ventana por la que la bola se acerca. Es decir que mientras más se expanden con su visión hacia el cielo más se contraen, más se recogen hacia la tierra “hacia el infierno”.

Federer cuando termina de dar su CHONG de revés a una mano, su cuerpo está de lado y su cara mirando al piso perpendicular al adversario.


Eso significa que lo está mirando por el rabillo del ojo,

 

 

a su oponente lo mira de lado, como los marihuaneros, pero a su vez está mirando la bola para impactarla, significa que es capaz de colocarse por detrás de la raqueta y mirar la bola antes de impactarla como si la raqueta fuera el pinole central de las gafas de hilos, por donde dije que termino mirando cuando bailo. Todo lo anterior demuestra que uno ve el mundo a través de una cadena de ventanas, de anillos concéntricos de intervalos visuales, como una cámara de fotografía que se puede graduar para enfocar por pequeños o grandes angulares. Pero acá está la trampa del ritmo pulsante de un buen enfoque que hace que mientras más eficiente sea este mecanismo visual más puede atrapar. Como el enfoque se hace con todo el cuerpo, si la mente tiene el programa de que contraerse es sentirse pequeño, inferior o “pordebajiado”, el mejor tenista, el que más es capaz de acercarse a la tierra para hacer su salto y sacar duro, puede ser el que más se arrastre por el lodo al dejar de entrenar y ser víctima de este contraerse hasta lo mínimo. Esto ocurre cuando la cocaína, al expandirle su visión, lo haga terminar debajo de una silla apretándose contra el piso mirando por debajo de una puerta paranoico y delirante con un revolver en la mano y sus músculos en el máximo de tensión pensando que ya vienen a atacarlo “como cuando un tenista abre sus ojos desaforadamente esperando el saque de su oponente, una proyectil que se le acerca a 200 kms/hora .

Ningún tenista, deportista o adicto es consciente de estos cambios de enfoque, este es un descubrimiento de la gimnasia pulso sensible. Muchos cerebros de deportistas al descubrir que la cocaína les hace pulsar el corazón igual que el deporte escogen la vía más fácil y caen en la drogadicción. El que entienda todo esto escogerá usar las gafas de hilos y de espirales para ahorrar mucho conflicto lucha y contradicción o para ser consciente de cual es el costo que paga por ver nítido, por enfocar bien, es decir por contraerse y relajarse sincrónicamente. Los miopes y présbitas renunciamos a esta cárcel a costa de perder nitidez. Cómo volver a la cárcel de los sentidos y el ritmo perfecto sin ser preso de ella, esa es la misión de este gimnasio en la web.

La integración de poder ver el codo y la mano izquierda a la vez, la logré luego de entrenar al llamar a un amigo a chongirar por teléfono. Dos veces anteriores lo habia llamado y en ambas  mabas hiperventilaba y suspiraba profundo, sin angustia pero como desatrasando campos, esta vez sentía lo mismo pero más agradable, me hacía sentir el pecho como un todo, como lo había sentido al golpear la bola en el saque,  mi pecho era como un mazo que se descargaba en bloque. Luego de chongirar con el alce los brazos como imitando el saque y ya podía ver esa ventana de un solo golpe de vista. El me había consultado varias veces porque su mente se iba a soñar, se distraía y solo el cigarrillo lo aterrizaba. Cuando lo fumaba de la manera que describí en el taller I. Observó que era un hilo o campo visual más amplio el que lo sacaba de su enfoque y yo observaba que su ojo derecho se iba solo hacia arriba como una foria desvío que era muy notorio. Ese mayor enfoque que a él lo distraía a mi me conectó y él a mi me agradeció la llamada, dijo que lo había aterrizado, como lo hacía el cigarrillo en él. Esta es la importancia del chongirar por teléfono, ambas personas crecen, como cuando se tiene un partner para entrenar tenis o una compañera sexual estable, ambos crecen, el uno expande al otro y este expandido se refleja en el uno que expandió.


 



Después de un entrenamiento donde aprendí a ver por detras de la raqueta en el revés a una mano como lo describi en federer, tuve otro donde veía la cadena de anillos desde el pinhole central de mi gafa y la bola se iba viniendo, sin dejar de ver el campo amplio de mi entrenador al otro LAdo y en el TUNG de la bola cerca yo lo veia a el a lo lejos, la maya el marco de mi gafa, los anillos de mi gafa mi hombro codos mano y raqueta acercándose a la bola.Y yo enfocandome por detrás de la gafa y la raqueta.

Antes de salir para la cancha, calenté viendo a federer y wabrinca en un intercambio de golpes de revés a una mano y note que en ambos la mano izquierda se sacude y se desplaza hacia atrás como en reacción al golpe que va hacia adelante.

Eso mismo lo intenté practicar con mi profesor y los conectores me ayudaron a hacerlo porque esos tubos me erectaban los dedos haciéndolo brotar como espigas de un trigal , perpendiculares al piso. Ese piso era el ligamento transverso del carpo que es la que comprime en el sindrome del tunel carpiano  formando un catapiz entre tres vectores de fuerza, está bandeleta hacía lo que yo llamo el segundo vector y que servía de agarre al primer vector que eran los dedos erectos y el tercero la extensión forzada de ellos. Ese GIRAR anteroposterior (vector III, uniendo el ying palmar con el yang dorsal) de la mano como lo vi en federer y wawrinca se anclaba en el vector II de la bandeleta transversal del túnel carpiano y ese agarre de vector II se transmitía como una gran bandeleta transversal en mi espalda que unía ambos hombros y me daba más seguridad en el golpe de derecha, pues cuando apuntaba con los conectores de mi mano izquierda hacia la bola y mi hombro derecho, agarrado perpendicularmente del túnel carpiano, pasaba la fuerza del golpe CHONG hasta la bandeleta transversa de la mano derecha cerrando ese pulso o anclaje 3D.

 

(AP Photo/Mark J. Terrill).

Pero al ir golpeando más, ese agarre de segundo vector se sentía también además de esta cintura escapular en la pélvica y luego en los tobillos rodilla y glúteos donde también hay músculos y ligamentos transversales de los cuales el ano es el más importante porque los ancla a todos. Al sentir o pasar la tensión de la bandeleta del carpo hacia el ano, todo el cuerpo se afina en esta mayor tensión y furza 3D que la mano descubre con los conectores y arrastra al resto dl cuerpo. Del ano me agarraba al GIRAR CHONG GIRAR y ese agarre anal le daba cuerpo, tono y anclaje a ese gran catapiz de catapices que eras mi cuerpo al golpear, porque en cada dedo sentía esos tres vectores. Para eso son los conectores para sentir que cada dedo es un tubo o catapiz 3D.

ESTOS CATAPIZ 3D SE CONECTAN CON ESTE FILTRO

Luego, al terminar me puse a chutar bolas contra la pared para sentir ese ctapiz de capapices de abajo para arriba, de tobillo a puño donde aún tenía los conectores en la izquierda y la raqueta en al derecha. De regreso hacia mi casa, como lo hago siempre que termino de entrenar llame esta vez a mi mamá, para chongirar con ella y cantar tocando guitarra. Por primera vez en 40 años que llevo tocando la guitarra fui capaz de sentir cuando cada dedo arpegiaba cada nota. Hasta ese día lo hacía automáticamente o mejor “la mano lo hacía por mi”. Pero no solo eso, además era capaz de sentir por primera vez en los dedos de la mano izquierda la vibración que cada dedo de la mano derecha daban a cada dedo que pisaba una cuerda en la izquierda. Era como si al integrar la visión de la mano derecha e izquierda en el saque y el golpe sintiendo la bandelta transversa del túnel carpiano, esa otra “banda de segundo vector que conecta ambos cerebros llamada cuerpo calloso se hubiera  conectado en mi.

ESTE FILTRO CONECTA LOS CUADRANTES CEREBRALES Y CORPORALES CON ONDAS.


Muchos músicos tienen esa misma conexión visual de los dos cerebros o los dos ojos como lo describí en Federer pero al igual que los tenistas caen en ella sin darse cuenta  e igualmente pueden ser víctimas  de ese GIRAR perfecto. Las gafas de hilos y los conectores más el marcar cada golpe con la voz en un CHONG GIRAR constante permiten asistir conscientemente a esta conexiones y hacerlas más rápido.
Al punto de lograr un buen golpe de tenis a los 58 años cuando normalement e se toma la vida entera y haberlo practicado desde niño para lograr estas conexiones que un buen saque implica.


Saltar Menú principal

Menú principal

Saltar Navegación

Navegación