PROPUESTA No 6788 A la mesa de negociación de la Habana

LA VERDADERA CAUSA DE LA ADICCIÓN

Soy médico e investigador de la Sensoterapia y la gimnasia pulsosensible (GPS), tengo 30 años de experiencia en el manejo de las adicciones, el tabaquismo y el alcoholismo, y después de tratar a más de 30.000 pacientes, he descubierto que el problema de las adicciones es una falta de tono en el pulso, en el corazón y que un día cualquiera cuando el niño con un corazón de poco tono siente que, después de relajarse mucho, si se pone de pié súbitamente “se le van las luces” porque su corazón, que es lento de nacimiento, falla con el bombeo de sangre, su cerebro prende una alarma y no lo vuelve a dejar relajar nunca más de esa manera, lo cual lo torna en hiperactivo, rabioso o un gran deportista. Esta alarma prendida hace que a los 12 años sea el más entrenado de sus amigos y el de mejor rendimiento físico, pero si otro día cualquiera, deja de correr de esta manera, su corazón entra en pánico porque no puede bombear de la manera a la que ya se acostumbró y en consecuencia se busca otras alternativas de acelerarse y las que están más a la mano son la cafeína, el cigarrillo, el perico y finalmente el bazuco o el éxtasis. Con estos “medicamentos” ya no le falta sangre a su cerebro y su corazón se mantiene acelerado como su alarma cerebral se lo pide. Otra manera de excitarse es coger un arma, hacerse delincuente, subversivo, paramilitar, barra brava o en el mejor de los casos un obrero, un labrador incansable o un gran empresario con personalidad tipo A, acelerado e impaciente. Todo este tipo de personas “malos y buenos” padecen de la misma enfermedad y esa personalidad en la que se montaron con estos hábitos y adicciones no es otra cosa que la vía de administración que en su devenir encontraron para inyectarle a sus corazones lentos e hipotónicos la adrenalina necesaria para que nunca más le falte sangre a sus cerebros y terminen de nuevo en el piso con un desmayo o una hipotensión.

EL PUÑO CERRDO Y EL CORAZÓN PALPITANDO EN ÉL

El puño cerrado arriba es el clímax del deporte, así celebran los que lo alcanzan. Esa intensa conexión de la mano es el reflejo de la erección que tiene todo el cuerpo, es un estado donde la excitación eléctrica del cerebro y del corazón corre por la piel y alcanza su clímax de erección en el puño cerrado del vencedor. Todos somos gimnastas pulsosensibles y todos tenemos un algo que nos despierta esta erección cardíaca y del puño todos somos adictos a este estado, o al estado de relajación y plenitud en el que las endorfinas, la morfina endógena nos deja cuando acariciamos el éxito. Esos dos estado son fáciles de alcanzar con sustancias adictivas y esa es la trampa en la que caen los adictos. Nada deprime más a un hombre que la pérdida de su erección o a un deportista que la carencia de este clímax de puño cerrado. Cuando se tiene vida sexual o deportiva activa, se experimenta y se goza con frecuencia este placer que nos hace sentir la electricidad a flor de piel. Cuando se deja de tener, el cuerpo se lo busca, con el rubor y calor que da el estado de ebriedad propio del alcohol o la excitación de la cocaína, la nicotina, la heroína o el éxtasis. El susto, la taquicardia, la desesperación y ansiedad de la excitación, es experimentada por los adictos a la base de coca cuando la consumen y aunque ellos dicen sentir pánico, delirio de persecución, paranoia y un gran desespero, el cuerpo, la sangre, el corazón, el ano, la piel y la energía están en el clímax orgásmico pero sintiéndolo sin placer. Esa conexión al puño cerrado con el que Maradona o Pambele celebraban sus hazañas, se repite con menor intensidad al final de cada entrenamiento, de cada partido, de cada competición; si al deportista se le entrena para reconocerlo y acceder a él a través de concentrase y sentirlo, cerrar los ojos, mirar la energía que en forma de ondas va y viene frente a sus ojos haciéndole pulsar su corazón al ritmo de la mueca de su sonrisa, puede entender y reconocer que incluso aun cuando experimenta la frustración de la pérdida, libera esa adrenalina o tal vez más y que paradójicamente se puede llegar a ser adicto a esta sensación porque al corazón lo único que le importa es sentir que palpita en el pecho para apagar esa alarma del síncope. Por eso existen los adictos al juego donde la puesta es a perder, de no ser así los casinos no serían rentables. 

Hay que hacer énfasis en que este enfoque es revolucionario, es muy diferente a todo lo que se ha creído hasta ahora sobre las causas reales de la adicción y que lejos de pensar, como equivocadamente se ha creído hasta ahora, que las causas son sociales, de pobreza, ignorancia, incultura o avaricia de los mafiosos, ellos en esta visión son tan víctimas de esta alarma cerebral a la hipotonía como lo son los adictos con sus sube y baja emocionales. Por lo tanto todos estos enfermos no necesitan ser tratados por psicólogos, sociólogos o psiquiatras, la conclusión es bien distinta y nadie lo había visto de este modo, los adictos deben ser manejados por expertos en el manejo del corazón, pero tampoco son los cardiólogos los que puedan resolver esta falta de tono en el pulso, en este caso serían los pulsoterapeutas. Pero como aún son pocos los que dominan la gimnasia pulso sensible (GPS), el cambio debe hacerse es en la manera de educar y entrenar a los deportistas es decir, educar en el manejo de la energía a los deportólogos, masajistas, entrenadores y profesores de educación física.

Si desde la mesa de negociaciones de la Habana se difunde esta revolucionaria propuesta o si al menos se menciona para que los medios de comunicación enciendan la alarma y hagan énfasis en esta nueva causa. Es una motivación desde el estado y los diálogos de paz para que médicos y deportólogos se pongan a investigar de corazón la validez de este postulado, si lo logramos, la verdadera revolución se hace posible, no la que libera con las armas de la esclavitud del opresor sino la que le permite a el hombre ser libre de sí mismo, de sus cadenas de dependencia a: el trabajo, al poder, a la corrupción, a la avaricia o a la guerra, todas estas también son adicciones al puño cerrado, a la adrenalina. Un delincuente, un cura o un guerrillero también aprietan el puño cuando culminan sus aspiraciones. Este cambio de enfoque cambia el paradigma de nuestra sociedad y los profesionales de la fármaco-dependencia al fijarse más a fondo en esta alternativa pueden avalar y ser garantes de como ese cambio puede a largo plazo traer el cambio social que todos estamos buscando y Colombia que ha sido pionera en el mundo de la producción del problema de la droga puede hacerse pionera de su solución para que la raza humana deje de ser víctima de su principal necesidad cual es la adicción a la adrenalina, al “puño cerrado”, a “la erección cardíaca”.

Mi propuesta para la paz es simple: educar a los niños y niñas para que sean gimnastas pulso sensibles es decir, hombres y mujeres conscientes de su pulso y su corazón, de su sentir. Que cuando hagan deporte se programen para acelerar su corazón y saberlo relajar a voluntad.

Si se entrenan de esta manera cuando por una lesión, la universidad, el trabajo o el matrimonio ya no puedan seguirlo acelerando más al nivel competitivo, sepan relajarlo o acelerarlo con solo concentrarse y sentir su pulso y su energía sin drogas, sonriendo, siendo felices en la relajación como lo fueron en el clímax de la competición. 

Enrique A. Ramírez

hasta acá la propuesta

 

------

CUAL ES EL SENTIDO, EL PROPOSITO DE LA HUMANA EXISTENCIA?

Los dramas de la vida son sólo una oportunidad de intercambiar campos y energía. En Colombia se dice que el canje humanitario de guerilleros por secuestrados es una cortina de humo para ocultar el problema de la parpolitica, pero el conflicto entre paramilitares y guerrilleros es una cortina de humo para ocultar el tráfico de drogas y la corrupción de aquellos politicos, que sacando un porcentaje para ellos, venden los recursos naturales del pais a multinacionales para que las expolten injustamente. Sin embargo estos conflictos son una cortina de humo para distraer a la humanidad del verdadero sentido de la vida, de la vivencia. Ese sentido es el del cerebro, es la consciencia, la capacidad de leerse a si msimo, de analizar frecuencias, de sentir placer. Cualquier campesino en el lugar más remoto de la tierra si tiene a una mujer a quien sentir, querer y que lo quiera puede alcanzar la perfección del autoconocimiento.  La impotencia de los hombres para amar a una mujer, satisfacerla y "mantenerla con ganas" originan toda la descompocición familiar y social que padecemos y las cortinas de humo que ocultan esa insensibilidad que es nuestra única enfermedad la causa de todos los males y nos condena a ser "muertos vivos", analfabetas de la sensibilidad.

 

 ¿Y DE QUE SERVIRÍA LA VERDAD?

En el país y como ejemplo para el mundo, asistimos a uno de los momentos mas gloriosos  de la humanidad, a una de las etapas más evolucionadas del ser humano, asistimos a la coyuntura histórica en la cual la opción válida es asumir nuestra verdad, la realidad que padecemos y podemos dejar de padecer. Es humanamente enriquecedor leer la revista de opinión en esta semana o leer las columnas y editoriales de cualquier gran periódico de nuestro país. Todos acusando a todos, todos los culpables de algo, señalando con su dedo manchado a los que parecen más culpables que ellos. Es un verdadero carnaval del desagravio, de la justificación, la acusación, la moralización, el rencor y finalmente la opción del perdón, perdón que interpretado como una forma de impunidad deja un sinsabor a injusticia y nuevamente a culpabilidad y pecado. El presidente, puesto contra la espada y la pared,  defendiendo pecados y crímenes que heredó de otros gobiernos, legados de una historia de guerra no aceptada oficialmente pero tácita y sentida por cada uno de los que en este país respiramos bajo su cielo, ha propuesto como salida a tanta acusación y culpabilidad “la excarcelación si hay confesión”, pues según él, “muchas veces se purga la pena pero no se supera la enfermedad”. Esas palabras escuchadas de la boca de un presidente que ha salvado al país de la guerra de los fusiles y que ahora se mueve en la guerra de los debates, quien en cabeza propia es víctima de la guerrilla que asesinó a su padre pero que sobre él pesa la imagen no demostrada de ser un paramilitar; suena a que un “salpicado” está proponiendo  “el perdón y olvido” perdón que al aplicarse en el pasado sanó las heridas y los crímenes de los que ahora son la oposición y tienen el cinismo de acusar a otros con su dedo ensangrentado. Esa propuesta de perdón puede sonarnos a impunidad o puede sonarnos a que el país por fin se está acogiendo como política la amnistía que Jesús propuso: “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, “si ellos no te condenan yo tampoco te condeno”, “vete tus pecados te son perdonados”. ¿Quién de los que acusa en los periódicos o los tribunales, o cuál de los jueces que condena a otro no es culpable de algo?. ¿Cuál presidente de los Estados Unidos, Venezuela, Colombia o cualquier otro país del mundo no está salpicado de sangre? ¿Porqué la violencia militar es legitima y no lo es la paramilitar, la guerrillera, o la de la delincuencia común? ¿Quién es más culpable, el que mata para comer o el militar que ejecuta una orden de pena de muerte? ¿ O es más culpable el juez que redacta esa orden?. ¿Cuál de los tres es más culpable?. Ninguno, el único culpable es el sistema de creencias que hemos heredado con la evolución, la ley del Talión, el derecho romano y finalmente todos por no aceptar la doctrina de verdad y perdón que Jesucristo predicó hace 2000 años. Hasta el padre celestial es culpable de la muerte de su hijo "Jesucristo Superstar" y de destinar a Judas a venderlo para que se cumpliera su plan de salvación que las escrituras profetizaban y poder curar al pueblo hebreo y sus descendientes de esa enfermedad colectiva, doctrina o sistema de pensamiento aberrado que exigía que se sacrificara un cordero como pago de los pecados. ¿Cuál va a ser el chivo expiatorio, el cordero, que crucifiquemos en Colombia y en el mundo en este presente para que nos cure la culpa de saber que no cometimos la impunidad que Jesucristo antes y ahora Uribe proponen? Pues en la neurociencia puede estar esa explicación y justificación. En el libro la nueva mente del emperador de Roger Penrose, el especialista en teoría de la relatividad más prestigioso del mundo, se describen los siguientes experimentos que sugieren que la consciencia, “el yo voluntario”, sólo es un pasajero que “observa el presente en pasado”, que “el presente no existe” y que, como se plantea en la película Matrix, quizá “ya todo está programado en el sistema”, que ni siquiera Jesús se escapó de actuar como una víctima de ese “caos determinístico” y que sus actos los ejecutaba “para que se cumplieran las escrituras”.  Un gol por TV satelital lo vemos retrazado un segundo del tiempo real. Lo mismo pasa con el cerebro. En 1976 en Alemania: Deecke, Grötzinger y Kornhuber le pidieron a sujetos de experimentación que movieran su dedo índice (como tirando de un gatillo) y observó en sus electroencefalogramas que los cambios eléctricos en el cerebro responsables de ese movimiento ocurrían un segundo antes que ellos decidieran hacerlo. En 1979 Benjamín Libet de la U. De California, colocó electrodos en el cerebro de pacientes sometidos a cirugía y sólo después de medio segundo de haber estimulado su cerebro ellos relataban haber sentido. Sumando este medio segundo de retrazo para el cerebro procesar y un segundo o segundo y medio para darse cuenta  que en el cerebro se tomó la decisión de gatillar el índice, hay un retardo de casi dos segundos entre el tiempo del cerebro y el tiempo de nuestra realidad. Entonces, ¿quién es culpable a la hora de gatillar un fusil? Nadie, el único culpable es el programa que corre en el cerebro de ese individuo, y nadie en realidad es culpable del programa que le instalaron. Ni el padre eterno es culpable. El único culpable es la evolución que nos diseñó para sobrevivir a base de “garra y colmillo”. Por eso empecé este artículo sugiriendo que Colombia era el país más evolucionado pues su momento histórico, en boca del presidente, lo está obligando a entender que la humanidad que por siglos ha arrastrado una cadena de guerras y violencia, no tiene otro camino posible que la verdad y el perdón. Todos estamos enfermos, nadie es culpable, somos victimas de otras victimas, la sanación, el perdón, un camino espiritual y una doctrina de autotransformación son una mejor opción de cambio que las cárceles, las granjas agrícolas o la pena de muerte (que es “legal” en algunos estados Americanos).

 

Colombia, el país bandera del narcotráfico y de la producción de drogas psicoactivas nuevamente abandera una lucha histórica y tiene ahora el reto de romper el viciado paradigma de “jueces justos” y “criminales culpados”. Haciendo un balance inmediatista, la culpa de nuestros grandes males la tiene la droga pero ¿quién es más culpable, los que la cultivan o los que la consumen buscando intoxicarse con sus sensaciones? Ninguno, la culpa la tiene la ignorancia que todos tenemos de nuestra energía interior. Los adictos consumen drogas para ver esas luces, colores y sensaciones que con su psicodelia pulsan en el cerebro, pulso que los electroencefalogramas registran un segundo antes de que el yo diga “siento”. La culpa de todo la tiene ese humano anhelo de querer unirnos, con drogas o sin ellas, a esa luz palpitante y eléctrica que nos hace gatillar un dedo o armar un “bareto”, a esa luz que nos hace sentir, vibrar y respirar, a esa psicodelia que nos convierte en gimnastas pulso sensibles, consientes e inconcientes, en devotos del corazón y de sus “buenas y malas” pasiones que pulsan y enardecen la sangre en nuestras arterias.      

 

No sería terapéutica la excarcelación otorgada por un juez que escuche “las verdades” dando un perdón al que luego le sigue un olvido, sería mejor aquella libertad certificada por un sanador que sabiendo reparar la mente del infractor lo restaure a él y a la sociedad que lo enfermó, a un programa sano que nos libere a todos de la condena a la que ese antiguo programa de supervivencia a fuerza de “garra y colmillo” nos encadenó.

ENRIQUE A. RAMÍREZ Z.

 MÉDICO SENSOTERAPEUTA

 

http://www.sensoterapia.com.co

  -------------------------------------------------------------------------------

  

PROPUESTA PARA EL LABORATORIO DE PAZ DE LOS MUNICIPIOS DEL ORIENTE ANTIOQUEÑO

SENSOPULSOGIMNASIA (SPG) UNA ALTERNATIVA LÚDICA Y ENERGÉTICA DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS.    

Sensoterapia o SensoPulsoGimnasia SPG. Es una gimnasia pulso sensible, quien se entrena en ella se vuelve un gimnasta de su sentir (Senso) y de sus emociones (pulso). Fue investigada en Colombia  con adictos al bazuco. El bazuco es a la cocaína lo que la pasilla es al café. Cocaína y cafeína han aromado el paisaje psíquico de los Colombianos y también nuestros conflictos. SPG es “una solución a la Colombiana para los problemas de Colombia”. Los bazuqueros acaban con su vida, su salud, su familia y sus relaciones con tal de sentir hasta el cansancio el intenso miedo, pánico, temblor y delirio de persecución que el bazuco les despierta. Ellos odian tanto al bazuco como nosotros a la guerra. Con SPG hemos descubierto que en el fondo de todos los humanos hay un adicto a esas mismas sensaciones que el bazuco despierta. No se solucionan los conflictos en las familias, los concejos municipales, los colegios o con los insurgentes porque a nuestro sistema nervioso autónomo lo apasionan las sensaciones ligadas  al peligro, a la violencia, a la reacción de lucha y fuga, en términos neurofisiológicos porque todos somos adictos a la adrenalina. 

La Sensoterapia se basa en dos pilares. El primero es el hecho, por nosotros observado, que cualquier sensación endógena, por desagradable que sea, puede ser transformada en placentera al sincronizarla con el  resto de la orquesta corporal. El segundo pilar lo constituyen las múltiples técnicas que SPG ofrece para hacer esta sincronización de frecuencias corporales y transformar en placenteras todas aquellas sensaciones que el pa-siente interpreta como displacenteras y padece como ansiedad.  Un pa-siente (con s de sentir) se hace con-siente  cuando maneja su sentir y deja de buscar el placer por la vía del dolor como lo hacen los bazuqueros.

El laboratorio de paz apunta hacia tres ejes estratégicos:

1.         Implementación de una cultura de paz basada en el fortalecimiento del diálogo de paz, el respeto de los derechos humanos, DIH y una vida digna.

2.         Gobernabilidad democrática, fortalecimiento institucional y participación ciudadana.

3.         Un  desarrollo socioeconómico sostenible que mejora las condiciones socioeconómicas de la población objeto en armonía con el medio ambiente.

Del documento “municipios saludables” extractamos la siguiente definición: “actualmente LA SALUD es entendida como BIENESTAR, como capacidad de funcionar adecuadamente y de DISFRUTAR del funcionamiento LABORAL". Lo cual significa que esta definición de salud coincide con los tres ejes estratégicos del laboratorio de paz, porque paz y salud son términos equivalentes.

Del marco lógico del laboratorio de paz seleccionamos algunos de los objetivos globales que allí  están consignados, con el fin de resaltar aquellos en los que la Sensoterapia (SPG) puede aportar una metodología pedagógica de socialización y una terapéutica eficaz. Terapéutica porque como dijimos, la paz no puede estar desligada de la salud.

Una perspectiva  comunitaria y pedagógica dirigida a la paz. Consolidación de valores.

Un currículo educativo formal e informal, basado en la realidad del conflicto en la zona.

          Lograr que jóvenes, niños y niñas sean responsables de su proyecto de vida  y que participen en el desarrollo político y socioeconómico.

Formación de formadores

Elaboración de un Plan Educativo Integral Regional.

Resocialización para jóvenes excombatientes.

Formación de padres.

Disminución del índice de violencia intra familiar.                                                                                                        

Aplicando la Sensoterapia podemos colaborar en el logro de estos y otros objetivos del marco lógico Para los objetivos del laboratorio de paz, la SPG aporta un método alternativo de resolución de conflictos. Quien con SPG se sana de la agresividad, de su depresión o de su malestar físico, social o mental, aprende además la técnica. Al lograrlo  puede convertirse en un reproductor del método y mejorar también a otros, a veces con su sola presencia y su sonrisa.         

 

ESTRATEGIA PARA LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN GRUPOS A TRAVÉS DE DESCARGAS ENERGÉTICAS MEDIANTE EL “ALEGATO CON NÚMEROS” DE LA SensoPulsoGimnasia (SPG).

La técnica es tan sencilla que “da risa” pero justo eso es lo que se busca, que antes de empezar a laborar podamos dar y recibir una sonrisa de aquellos con los que tenemos que entendernos en razón de nuestro quehacer. Esta es una manera alternativa de resolución de conflictos no lógica, ni política, ni económica, ni sicológica, es una alternativa energética a la Colombiana. La publicidad que el gobierno utiliza en televisión ya lo está sugiriendo: “pare, cuente hasta 10, nada justifica la violencia intra familiar”. Pero esto no debe quedarse en el discurso, hay que aplicarlo y sabemos que funciona.  Al ir contando 1,2 ,3, 4.... y llegar no hasta 10 sino hasta 100 o hasta 500, rápido para no pensar, es casi imposible no terminar en carcajadas y cuando la risa se alcanza y se comparte una sonrisa, el tono grupal es tan alto y tan agradable que uno no se quiere retirar de ese ambiente y quien no quiere trabajar en un ambiente pleno de amistad y bienestar???.    Al aliviar las tensiones y recuperar la sonrisa en las relaciones el sitio de trabajo se hace placentero y deseable.

Las sensaciones son campos de energía que se contagian de un ser a otro tanto como las ondas de radio van de una estación a otra. Una maestra que acaba de regañar a su alumno y lo hace sentir mal,  pero luego le pide que le entienda su lección de matemáticas, hará creer a su discípulo que es incapaz de entender sobre números, cuando lo que él no ha terminado de procesar es aquella carga agresiva que ella le contagió al regañarlo. Esa agresividad en la voz de un maestro o un jefe o un padre de familia, es un desahogo en la persona del niño o del empleado de una rabia o una carga que le habían contagiado minutos antes el director o su cónyuge y así sucesivamente,  el niño se desahogará luego siendo a su vez agresivo con otro más débil o si elige la vía del manso somatizará esa sobrecarga energética con alguna dolencia, o lo peor crecerá creyendo que realmente es “tapado” para las matemáticas o que tiene dificultades para entender. 

 

El eje estratégico 2 del marco lógico propende por:

 

2.                 Gobernabilidad democrática, fortalecimiento institucional y participación ciudadana.

En general los objetivos del numeral 2 buscan redefinir lo que debe ser una correcta administración local. La SensoPulsoGimnasia ya la estamos aplicando en algunas alcaldías como la de Girardota observando que esta alternativa de resolución de conflictos es ágil, lúdica, sencilla y sanadora de relaciones, lo cual ha optimizado el trabajo, la eficiencia y la sensibilidad de los funcionarios frente a sus compañeros, empleados y gobernados. Esto es restablecer el tejido social desde las relaciones energéticas armónicas en las propias alcaldías. 

El municipio es la entidad fundamental del estado Colombiano, es  el núcleo administrativo desde donde se debe irradiar ese ejemplo de armonía laboral. A que alcalde, concejal, secretario o empleado no le encantaría llegar a su casa sin estrés o empezar su trabajo sin tensiones sintiendo que todas las cargas que resonaban entre su cuerpo y el de sus empleados o jefes se han desvanecido y ahora la relación es laboral, libre de sobrecargas, de tantos choques de adrenalina que erróneamente reconocíamos como rabias, rencores, resentimientos, apegos, temores deseos o disputas de partidos. 

Sabemos que en la arena política además del interés de servir al pueblo está la lucha adrenérgica de nuestro sistema nervioso autónomo incitándonos a la supervivencia. Por ser humanos, esta lucha ya no debería ser de "garra y colmillo", sin embargo a menudo nuestras "estrategias de supervivencia" riñen con las de los otros y esos instintos que desde nuestra biología nos llaman a sobrevivir se convierten a menudo en un obstáculo que nos impide vernos como lo que somos, una comunidad fraternal y amorosa de seres humanos luchando por un bienestar colectivo y con-siente. Deberíamos aprender de los bancos de peces y de las manadas de aves su mensaje tácito: “SÓLO SI TODOS ESTAMOS BIEN, NOSOTROS PODEMOS ESTAR MEJOR”.  HACER SENTIR BIEN AL OTRO ES LA MEJOR MANERA DE SENTIRSE MEJOR. Hacer daño a otro (del otro lado del espejo) es hacerse daño a si mismo.

En la base de esta propuesta está EL AMOR A LOS DEMÁS Y AL PRÓJIMO COMO A SI MISMO, sólo con esta filosofía de LA UNIDAD, en la que “todos somos uno” como lo era Jesús con el Padre podemos recuperar la sana convivencia, libre de egoísmos e individualidades.  

En las discusiones que se presentan en grupos humanos los entendimientos  suelen retrazarse más por sensaciones no bien manejadas que por situaciones técnicas, una sensación amorosa que se contagia con una sonrisa puede transformar cualquier ambiente por hostil que parezca.

El que perdona es porque se ha ofendido, el Sensopulsogimnasta se reconoce como un gimnasta de las relaciones conflictivas y por eso ni siquiera se ofende, porque toda agresión la asume como  oportunidad de alcanzar nuevos campos de energía y al lograrlo sentirse como se siente el alpinista que corona una cima o el paracaidista que supera el abismo temido. Un gimnasta no se ofenden frente a los retos, los supera.

 

TÉCNICAS ENERGÉTICAS A APLICAR EN GRUPOS AFECTADOS POR LA VIOLENCIA  FAMILIAR, LABORAL, PANDILLAS, DESPLAZADOS, EN COLEGIOS, ETC.

-Ejercicio síntesis para: ver, oír, sentir la energía y dejarse mecer por ella.

-Rayar en un papel, rasgar papel, morder un caucho o contar números para descargarse.

-El alegato con números, una forma lúdica de alcanzar la energía del otro y de ese modo lograr una solución pacífica de conflictos.

-Mirase a los ojos haciéndose un espejo resonante del otro y conciliar sin hablar, sintiéndose visualmente y de corazón.

-Sensogimnasia, poner en sincronía cada "población muscular" para lograr un movimiento corporal coherente y unificado durante el ejercicio físico.

La aplicación de estas técnicas permite: 

-Hacerse un espejo resonante del otro, alcanzando una nueva forma de comunicación energética en la familia y el grupo.

-La adaptación a las energías de los demás, una alternativa biológica energética.

-Alcoholismo y drogadicción, cambiar estas adicciones por el placer de sentirse.

-La adolescencia, orientar la sexualidad hacia la energía más que a la genitalidad.

-Búsqueda de la identidad del joven, aprendiendo a sentirse con placer.  

-La autoestima, sentirse mejor al hacer sentir bien al otro, “del otro lado del espejo”.

-Visión energética de la pareja, de la sexualidad, la homosexualidad, la infidelidad y la relación con los hijos.

-Manejo energético de los menores, en caso de divorcio o falta de alguno de los padres.

-Enfoque del conflicto generacional, empalmar la energía de los viejos con la de los jóvenes.

-Valores familiares, hacer crecer el amor, la fraternidad, la sonrisa como campos compartidos en resonancia.

-Ganar el autocontrol sin represión ni castigo, por convicción.

-Aplicación de la SPG en las etapas de la formación de la personalidad y según el carácter.

-Padres asertivos y resonantes.

-Intervención en familias donde hay cambios en la orientación del objeto sexual desde lo energético hasta lo familiar y social.

-Intervención a familias en conflicto por creencias mágicas.

- Manejo energético y atención e intervención a usuarios en  crisis.

 

CAUSAS BIOLÓGICAS DEL CONFLICTO

¿Cuales son entonces las causas reales del conflicto? No se puede tener paz en la región mientras no se tenga paz en el cuerpo y en el alma. En el marco de esta propuesta hacemos énfasis en la adicción porque consideramos que “todos somos adictos a algo”. Somos adictos a : discutir, pelear, trabajar, al fútbol, a la depresión, a la corrupción, al conflicto, la conciliación, además de la nicotina, la cafeína, la cocaína, las endorfinas, la serotonina, la dopamina, la adrenalina y las demás “inas”. Nuestro cerebro emocional está programado para buscar todo aquello que nos propicie placer y nos aleje del dolor. Todos somos adictos al placer aunque a veces lo que para el cuerpo es placer y adrenalina para el yo es stress y conflicto. Instintivamente buscamos un mejor estar pero olvidamos que la mejor manera de estar bien es hacer sentirse bien al que está del otro lado del espejo, es decir los demás.

Para nadie es un secreto que una de las peores manifestaciones patológicas de los desajustes relacionales que se viven a nivel social e individual es la fármaco dependencia, la cual es causa del narcotráfico, de la corrupción y otros tantos innumerables males que de esta cadena aquejan a nuestra sufrida Colombia. Pero cuales son las causas de la adicción? Las externas son muchas, pero las internas son solo una: el desconocimiento de sí mismo y la búsqueda desenfrenada por llenar ese vacío existencial, esa falta de sentido tan propia de la humana existencia. Esto lo afirmamos con base en investigaciones que desde hace 18 años hemos adelantado en el terreno de las sensaciones humanas estudiándolas bajo el marco de la energía y desarrollando una técnica que hemos llamado Sensoterapia,  la cual fue aplicada hace 15 años a 240 adictos de la precomunidad en los Hogares Claret. Como conclusión importante de esa experiencia nos quedó la certeza de que el ser humano no es adicto a sustancias, es adicto realmente a las sensaciones que ellas despiertan. La ansiedad por droga es una ansiedad por sentir.

Las sensaciones son producidas por la energía. La energía (que es la S de Senso) en los términos de la moderna neurociencia y del científico Colombiano Rodolfo Llinás son oscilaciones eléctricas de las neuronas (S) expresadas como ondas: tetha (5 Hz), alfa (10 Hz) beta (20 Hz) gamma (40 Hz), pero también oscilan las fibras musculares (G de Gimnasia) con un tremor a 10 ciclos por segundo, ese tremor es como una batuta muscular con la que se sincronizan todos los movimientos o “Gimnasias” (G). Para Llinás y la nueva neurociencia el cerebro es una orquesta de neuronas oscilando a diferentes frecuencias y que se sincronizan como chicharras para cantar al unísono. La sincronía (S) entre estas frecuencias armónicas 5, 10, 20, 40 Hz es la base de la consciencia. Las ondas del cerebro (Senso) se deben acompasar con el corazón y la sangre (Pulso, emoción) y con el tremor muscular (Gimnasia, acción) eso es SPG. Según Llinás, si las neuronas no se sincronizaran tardaríamos 3 días en cantar un gol.

Un grupo al sincronizarse y contar números al unísono reproduce en la sociedad el mismo mecanismo de resonancia cerebral que comunica una población neuronal con otra. Lo mismo se podría lograr en una misa, al cantar, bailar o en un estadio haciendo la ola; pero lo importante es despertar en los Colombianos la consciencia de que la mejor estrategia de supervivencia es sincronizarse con el otro a través de una actitud bondadosa, compasiva, sonriente y amorosa.                                                                                    

En esta visión energético musical de las sensaciones consideramos que los adictos consumen: cigarrillo, bazuco, éxtasis, cafeína, nicotina o la adrenalina liberada con la “violencia y el conflicto” para acelerar su corazón (Pulso) y ponerlo al ritmo de su energía cerebral (Senso), estos adictivos los excitan muscularmente (gimnasia) y los aleja del estado de quietud y vacío interior por ellos temido o malinterpretado como depresión.  Paradójicamente usan el alcohol y los sedantes para desacelerarse y entrar en una relajación artificial que, vivida sin estos químicos, es interpretada como depresión.

Con la SensoPulsoGimnasia se les entrena para disfrutar de la quietud, el vacío interior y los ritmos lentos, lo cual soluciona su necesidad de acelerarse por temor a deprimirse. En nuestra experiencia, sin importar la causa, la adicción se resuelve cuando lo que se reconocía como depresión se reinterpreta como un vacío placentero y relajante. Las otras causas de adicción son: la búsqueda de sensaciones, la adicción endógena a adrenalina que se manifiesta como la atracción por el peligro o la excitación, el “acelere”. Como es una fuga evitando la quietud, por ende se pueden mejorar con la paz de un estado relajado y pleno de sonrisas.

 

REINTERPRETACIÓN DEL CONFLICTO.

La única amnistía no es la que viene de los demás hace falta otra del interior y ocurre cuando un excombatiente logra cambiar la propia forma de juzgarse. El conflicto armado es un reflejo del conflico interno. Más allá del perdón y olvido social se debe hablar de una reinterpretación del drama interno en cada cual, esa sería una verdadera reinserción.

OBJETIVO

Lograr que los Colombianos dejemos de juzgarnos como tiranos y/o victimas y empecemos a catalogarnos como MAESTROS DEL VIVIR. Que miremos el pasado no como el depósito de frustraciones o culpas sino como una vida plena de experiencias que podemos reinterpretar como oportunidades y capitalizarlas como entrenamientos a un gimnasta del vivir.  

JUSTIFICACIÓN

Un organismo que no ha estado en contacto con bacterias y enfermedades es más débil e indefenso que otro que haya sido probado en muchas batallas inmunológicas. Ese “tanto sufrir” que parece fuera una debilidad de los Colombianos, lo podemos convertir en nuestra gran fortaleza. Cada una de las victimas de la violencia es un MAESTRO DEL VIVIR y no lo sabe, por el contrario se cree inferior. Pero esa capacidad que hemos ganado de tolerar el dolor y el sufrimiento confrontan nuestra humanidad.  Cuando vemos la alegría, la felicidad y la sensibilidad que por momentos los drogadictos los presidiarios, los desplazados y marginados  despliegan y contagian, nos preguntamos si el dolor y el sufrimiento no son una condición propia de la humana existencia y el motor de su evolución y crecimiento espiritual. Aceptemos esta idea como hipótesis y hagamos que sea una realidad en la que vale la pena creer y que ellos crean, pues al mirarlo así, los sacamos de la cárcel de la inferioridad y les podemos hacer ver de que manera sus debilidades se pueden reinterpretar como fortalezas.

Los afectados por la violencia tienen necesidades físicas, pero más que esto, tienen necesidades espirituales y bloqueos energéticos que debemos reconocer, identificar y ayudar a que ellos mismos los asuman para que al hacerlo, puedan estructurar un camino para sus vidas.  

Cada antivalor que diagnosticamos con un criterio patológico puede ser mirado como un valor si se profundiza en él.

 

DEBILIDAD

FORTALEZA

Agresividad

Coraje, tesón

Depresión

Quietud, aquietamiento

Indisciplina

Jocosidad, ánimo, lúdica

Pesimismo

Prudencia, cautela

Promiscuidad

Extroversión, erotismo

Rencor

Memoria, criterio, juicio de valor

No podemos seguir dividiendo a los seres humanos en buenos y malos, todos somos buenos pero no sabemos de que manera. El reto es hacer que cada cual descubra su bondad.

La idea entonces es implementar un trabajo ambicioso pero posible, una reprogramación de valores que involucre tanto un compromiso personal como grupal.

 

PENSAR SÓLO EN SI MISMO ES UNA ESTRATEGIA EQUIVOCADA, PUES ANULA EL BIENESTAR DE LOS DEMÁS Y A LA ALARGA EL PROPIO BIENESTAR.    

Dr Enrique A. Ramírez Zuluaga.  

Dra Beatriz Cecilia Cadavid Franco

Informes 4211811    http://www.sensoterapia.com.co